Despertando el espíritu de líder


En cada uno de nosotros hay un potencial encapsulado, el tema es que debo aprender a creer en lo que hay en mi interior. Muchos necesitan que otros puedan ver lo que ellos son capaces de hacer, pero están los que no necesitan de otros para liberar todo ese potencial. Dios siempre siempre puede soltar una palabra en tu espíritu para que puedas comenzar a creer todo es posible. Tu fe en esa palabra es lo que dará rumbo y te ayudará a discernir todos los cambios necesarios para que camines con éxito en la tierra.
 
Aunque nadie creía en David a él no le importó porque él sabía lo que tenia en su interior y de lo que era capaz. Imagínate que David, el día que el profeta Samuel visitó su casa, hicieron una gran fiesta, estaba la mejor mesa, la mejor cena, entonces el profeta dice: no nos sentaremos hasta que unjamos a uno de tus hijo Isaí. Comienzan a pasar todos, pero ninguno de ellos era el que Dios había elegido, nadie lo tenia en cuanta David a tal punto que ni lo habían invitado a ese momento tan especial que la familia estaba viviendo, pero aunque nadie se acordó de él Dios lo había mirado. No importa que nadie te tenga en cuenta, no importa si nadie te mira, porque Los ojos de Dios están sobre ti y eso es lo que cuenta, porque dice la palabra que a su tiempo él te exaltará.

David llegó a la casa porque lo hicieron llamar de urgencia, él no entendía nada, llega y estaban todos bien vestidos, bien perfumados, pero el olía a ¡ovejas! que olor que habrá tenido. Como lo habrán mirado sus hermanos no, pero en medio de todos Dios dice este será el próximo rey de Israel, porque aunque a nadie le guste como vistas, como huelas, a Dios vio el corazón por encima de todo lo demás, porque si tu corazón está bien, lo demás es un tramite para Dios.

  • David a pesar de todo lo que vivió aprendió a cultivar ese espíritu de Liderazgo que había en su interior, aprendió a ser su propio líder.
  • David aprendió a  cultivar a través de su intimidad con Dios, un espíritu de liderazgo superior, algo que David sabia era, que su Presencia nos da identidad, nos hace saber quienes somos en El.

 

Uno de los grandes problemas que vive el liderazgo cristiano en este tiempo es la falta de identidad, gente que siempre anda buscando la aprobación de los demás a causa de que no saben quienes son, y si lo que están haciendo es realmente lo que Dios quiere que hagan para este tiempo

Liderazgo es: la capacidad de influenciar en otros, motivados por una pasión, generada por una visión, producida por una convicción, encendida por un propósito.

Los verdaderos líderes no buscan seguidores sino que los atraen, si te convences que un Líder tiene la capacidad de cambiar el destino de la gente, tiene la habilidad de desatar el potencial que hay en los que están a su alrededor, verás una transformación generacional. Los verdaderos líderes influencian sus entornos, en vez de que sus entornos los influencien.

Quiero decirte que quieras o no, lo entiendas o no, en ti hay un potencial líder. Ahora la pregunta es ¿Qué clase de líder vas a ser? Oró a Dios para que despierte el espíritu de liderazgo que hay en tu vida, para que te actives en este tiempo para cambiar la historia de tu lugar, oró para que dejes de decir que alguien haga algo, y te levantes a producir los cambios que la sociedad necesita, y que vos podes darles, te bendigo y creo que es tu vida esta el espíritu de Dios, el cual te hace mas que vencedor, en el nombre de Jesús, amén.


El pastor Guillermo Orellana pastorea la Iglesia del Ministerio JLS en Santiago Del Estero, capital. Siendo un orador de influencia que ha recorrido muchas ciudades predicando el mensaje. Casado con la Profeta Silvana Blanco, tiene tres hijos.