Un líder inteligente


Una de las cosas en las que tenemos que comenzar a pensar seriamente para los días que vienen es que debemos formarnos con una mentalidad de liderazgo para todo lugar donde tengamos que funcionar. Hoy claramente se necesita gente con mentalidad de líder para poner equilibrio y luz donde hay crisis. Falta gente que piense en el bienestar de otras personas y rompa con el egoísmo, que guie a la luz a los que están perdidos.

Somos nosotros los hijos de Dios, la luz que ellos están buscando para encontrar el camino de paz. Tenemos que cambiar toda mentalidad pasiva a activa; mediocre a excelente; debemos ser protagonistas, impulsores de las ideas más inteligentes para los próximos años. Es por eso que Tengo algunos principios que quiero compartir, que nos pueden llevar a tomar la posición que debemos tener en Cristo.

1. Un líder inteligente asume la responsabilidad del cambio.

¿y porqué miráis la paja en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que están en tu propio ojo? Mateo 7:3

La gran habilidad de muchos ha sido durante muchos años criticar y buscar errores en los demás, por eso tuvimos gente yendo de un lado para otro, inútiles en todo lugar, cargados de actividades pero nunca cambiando nada. Mirando siempre lo que otros hacen mal y no se dieron de la importancia y el poder que tiene cambiar primeramente nosotros. Si queremos generar cambio en alguien debemos cambiar primero nosotros. Escuchó alguna vez lemas idealistas de algunos que dicen “cambiemos el mundo”… eso no está mal, pero todo cambio nace primero en mi.

Principio:
Quien tiene un porqué vivir, puede soportar cualquier como.

2. Un líder inteligente es integrador.
Si tengo unos lentes verdes, todo lo que vea será en ese tono. Es por eso que debo estudiar con que ojos veo yo las cosas.
Quizás alguien también tenga razón además de mí, puede que haya varias soluciones para un mismo problema, no siempre tendremos la razón y la verdad en todo, por eso hay que aprender a trabajar en comunión, integrarnos con gente que nos puede ser de mucha bendición.

Un líder inteligente es integrador y aprende a convivir con gente diferente. No siempre busca que piensen todos iguales.
Una vez escuché sobre una mujer que había tenido un grave accidente en la ruta con su auto, después de pasar varios días en terapia intensiva, al momento de recuperar la conciencia, le preguntaron que era lo que había sucedido porque dio varias vueltas pero no existía una razón aparente que le cause ese accidente, ella confesó que se distrajo intentando matar una mosca dentro del auto. Esto es lamentable la causa de pérdida de muchas personas, quitando las pequeñas diferencias se pierden de grandes ganancias.

Principio:
Una persona con liderazgo inteligente suma y multiplica.
Una persona con liderazgo inmaduro resta y divide.

3. Un líder inteligente muestra hechos.
La historia está plagada de gente que prometió grandes cosas y nunca sucedieron. Los líderes inteligentes promueven la bendición, producen los cambios, mueven las cosas. Es necesario que dejemos el bla, bla, bla, y comencemos a trabajar en los asuntos que realmente importan.

Los resultados son mejor que todo lo que pueda prometer. No te vayas en promesas, transforma las cosas. Los líderes inteligentes transforman visiones en realidad. Relata Juan 9:4 “Me es necesario hacer la obra…” estas palabras de Jesús son más que poderosas; estaba concentrado en el trabajo a realizar, no vino a pronunciar un evangelio, vino a trabajar con él de acuerdo a su llamado.

Principio:
Saber y no hacer, en realidad es no saber.
Aprender y no practicar en realidad es no parender.

4. Un líder inteligente no improvisa, planifica.
Un líder inteligente tiene planes. Sabe que es lo que quiere y con quien tendrá que pelear.
Aquel que se lanza y dice bueno voy a entrar a ver que pasa, voy a empezar y voy viendo en el camino, ese fracasa, nadie así llega a ningún lado. Porque está dispuesto a ir improvisando las cosas.

Principios:
El mundo le abre caminos a uno que sabe a donde va.
En un mundo mediocre te distingue estar seguro de lo que uno quiere.

5. Un líder inteligente tiene autodisciplina.
La autodisciplina es la materia prima para un excelente liderazgo.

“Más vale conquistarse a si mismo que conquistar ciudades” proverbios 16:32

Los que queremos ser influencia positiva y de bendición en otros tenemos que ponernos bien firmes para alcanzar autodisciplina y cumplir lo que prometemos.

Principio:
Un hombre sabio no desperdicia energía.
Ser organizado tiene que ver con cumplir, ser responsable, disfrutar y divertirse.

6. Un líder inteligente tiene prioridades.
Principio:
Dijo alguien por ahí: No es tan importante lo duro que trabajes, sino que tan inteligente lo hagas. A un hombre le dijeron que si trabajaba duro haciendo lo que sabía hacer podría hacerse rico, entonces como él lo único que sabía hacer era cavar pozos, comenzó a cavar pozos en todos los lugares donde veía una posibilidad, la noticia es que nunca se hizo rico y terminó enfermo. Trabajo duro pero desorientado no traer éxito, trabajo duro con prioridades y con objetivos claros te dará claridad.

Hay que saber que lo que uno haga por más que lo ame, tiene ciertas exigencias y no siempre será fácil. Fútbol, arte, estudio, ministerio; todo tiene un precio para pagar, y aún aunque disfruto hacerlo habrá momentos donde tendré que ponerme firme en las prioridades.

Principios:
Saber elegir entre lo bueno y lo mejor.
Saber que no puedo tenerlo todo.

7. Un líder inteligente está en comunión con el Espíritu Santo.
El Espíritu Santo te da autoridad, Hechos 4:8; Te ayuda a traer soluciones, Hechos 6:3; Te da poder sobrenatural para realizar cosas naturales que muchas veces se complican, por supuesto que además tenemos ese poder para alcanzar con soluciones espirituales las situaciones que lo demanden.

El Espíritu Santo ayuda en nuestra perfección, Romanos 15:16, es por eso que debemos darle lugar al Espíritu Santo el lugar que necesita en nuestras vidas, tenemos en la Biblia claridad sobre esto y lo que tenemos que hacer: 1 Corintios 6:19; Efesios 4:3.

"Vamos Juntos a la cima"


Ariel Monzón es pastor en el ministerio JLS centro, Tucumán. Predicador con una palabra de dirección y motivación. Es director de la Escuela de Ministerio y Servicio (EMYS), la cual tiene cientos de alumnos en Argentina y de influencia en otras naciones.