La voluntad de Dios es agradable


Hay muchas veces un mal entendido cuando se habla de hacer la voluntad de Dios. Muchos creen que él quiere para nosotros  sufrimiento, soledad y problemas.  Así  escuchamos mucha gente predicando que su propósito es algo duro cumplir, que para hacer su voluntad hay que pagar un precio altísimo, que conlleva mucho sufrimiento, donde nuestras ideas y el placer de disfrutar las cosas buenas que nos da la  vida no es para nosotros. Pero si hay algo que hará que nuestro paso por la tierra sea exitoso es justamente hacer lo que él Padre nos pide hagamos.

La biblia nos dice en Romanos 12:2
"No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuerstro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta"

Este siglo se refiera a esta era en la que vivimos. Todo tiempo presente intenta hacernos conformar con poco, no importa cuanto pensemos que tenemos, quizás alguno piensa “soy rico” “a mi las cosas me van bien”, lo cierto que según la palabra todo lo que nos proporciona este siglo es poco comparado con lo que el Señor puede darnos. Este mundo puede darte bienes y posiciones, pero de Dios proviene el bienestar y la plenitud espiritual.

Hacer la voluntad del Padre te pone en posición de recibir todo aquello que realmente está destinado para tu vida. No te conformes a lo que te habla este sistema, pretende hacerte que siempre tienes poco, intenta convencerte que el fin de la vida es que no te falte nada y que la felicidad proviene de las cosas materiales, pero los que despertamos a la verdadera realidad, nos damos cuenta que no hay nada que este mundo tenga que pueda darnos lo que el Señor si puede darnos. Lo mejor a lo que te puedas aferrar es a la voluntad  divina y lo demás, lo menos importante comparado con su propósito viene por añadidura.

Enfócate en saber si es que estás haciendo su voluntad, y lo demás es sólo esperar que el Señor encamine todas las cosas.

Declaración de fe:
Padre enséñame tus caminos y muéstrame tu voluntad. No quiero estar en esta tierra viviendo apartado de tu voluntad.
Gracias por darme un propósito y crearme con un diseño para funcionar y ser productivo para el Reino.

"Vamos Juntos a la cima"


Ariel Monzón es pastor en el ministerio JLS centro, Tucumán. Predicador con una palabra de dirección y motivación. Es director de la Escuela de Ministerio y Servicio (EMYS), la cual tiene cientos de alumnos en Argentina y de influencia en otras naciones.