El poder de la Palabra


PARTE 1

Cuando una persona se entrega a Cristo, nace de nuevo y es ahí donde comienza una obra poderosa en su vida. Ahí por la fe se transforma en hijo de Dios, es redimido y justificado por la sangre pero es necesario que la palabra comience a hacer la obra por medio del Espíritu Santo de transformación y perfección.

Por lo cual,  desechando toda inmundicia y abundancia de malicia,  recibid con mansedumbre la palabra implantada,  la cual puede salvar vuestras almas. Santiago 1:21

La Palabra de Dios tiene el poder de guiarnos a la salvación, alguien que diga creer de boca, pero no vive la palabra no puede recibir la bendición en su vida, porque uno no cree en un ente espiritual, sino que cree en un Dios todopoderoso, que no es un improvisado, sino que es la fuente de toda sabiduría y lo demuestra por medio de su palabra. Caminar en ella es la evidencia, y por ese medio es que daremos los frutos de esa fe que decimos tener.

Por tanto,  amados míos,  como siempre habéis obedecido,  no como en mi presencia solamente,  sino mucho más ahora en mi ausencia,  ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer,  por su buena voluntad. Filipenses 2:12-13

 

No os conforméis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta. Romanos 12:2

La verdadera transformación de la mente viene por introducir la palabra en ella, que los pensamientos queden abrazados por la fe, no se puede ocupar uno de la transformación y la salvación con meditación trascendental o filosofías humanas, sino revisando lo que Dios dice y ser obediente a esto.

Necesitamos el mensaje de Dios en nuestra vida, es el combustible para renovar la mente y la transformación de la conducta humana y perversa, llena de errores y iniquidad en una vida llena de fe y santificación. El Espíritu Santo necesita la base que da la palabra para guiarnos y enseñarnos.

La palabra tiene el poder para cambiarnos, tenemos que apreciarla, atesorarla, meditar en ella y abrir los oídos espirituales para que el Espíritu Santo no revele el texto y más allá de él, la esencia del mismo Padre en nuestro corazón.

Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él:  Si vosotros permaneciereis en mi palabra,  seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad,  y la verdad os hará libres. Juan 8: 31-32

 

La palabra expone todo el engaño, esclavitud y la maldad, nos propone una verdad que trae libertad. Rompe toda esclavitud de alma y cadenas del pasado, los sentimientos de culpa, el auto rechazo, la vergüenza y puede destronar todo lo que se quiso levantar como gobierno que no es Dios.

Lo que Dios dice quiere revelarse no para matarnos, sino para darnos vida, ni maltratarnos sino para sanarnos, y es un fin para transformarnos. Su intención es que seamos cambiados y perfeccionados para vivir bendecidos y transferir a nuestras generaciones su victoria, gloria y poder.

El sembrador es el que siembra la palabra.  Y éstos son los de junto al camino:  en quienes se siembra la palabra,  pero después que la oyen,  en seguida viene Satanás,  y quita la palabra que se sembró en sus corazones. Marcos 14:14-15

El enemigo odia la palabra de Dios, porque sabe una semilla de ella puede llevar  a la transformación a toda una casa. Una casa conectada con la vida y la esencia de lo que Dios dice puede plantarse para permanecer aún en los peores momentos.


Ariel Monzón es pastor en el ministerio JLS centro, Tucumán. Predicador con una palabra de dirección y motivación. Es director de la Escuela de Ministerio y Servicio (EMYS), la cual tiene cientos de alumnos en Argentina y de influencia en otras naciones.