Caminos prósperos


Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Josué 1:8

Nadie sale a la vida preparado para fracasar sin embargo, aún con todas las mejores intenciones que uno comienza algo fracasa. Pero si vamos a la palabra encontraremos un modelo de vida que podemos adoptar para prosperar en nuestros caminos.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la Biblia dice “Harás”, mucha gente sólo se queda esperando que las cosas sucedan, la fe tiene que tener el complemento de las obras en nuestras vidas.

La palabra nunca se debe apartar de nuestra boca, no son solo nuestras acciones y nuestro esfuerzo, sino también el mantener nuestra boca conectada con la palabra de Dios. Mucha gente tiene la palabra en un cuadro colgado en la pared, en una cajita con los mejores versículos, en una Biblia olvidada en un cajón pero no la tiene en la boca, ese es el lugar correcto, es ahí donde siempre debe estar y del lugar de donde jamás debe irse.  Ante cualquier situación lo primero que tiene que salir de nuestra boca es la palabra, repetir versículos, sino confesar conforme a la palabra de Dios.

De Día y de Noche.
De día es cuando todo tiene claridad, cuando las cosas te van bien. No te agrandes cuando las cosas te funcionen y no te creas que lograste algo sin el Señor. Hay personas que en su mejor momento se apartaron de la palabra, mientras buscaban la bendición, la oración, los mimos de Dios permanecieron pero cuando ya no lo necesitaron se alejaron de él. También está la noche es cuando todo es oscuridad, no hay claridad en el camino o en lo que uno hace, las cosas son más difíciles, esa es la noche, ahí también dice no te apartes.

Lamentablemente para algunos cuando se le dice que van a prosperar sus camino se le comienzan a crear ideas locas, sueñan, no significa que no la puedan alcanzar, pero siempre hay que tener en cuenta que esto es un camino, un proceso, un transcurso de los días y etapas que hay que pasar, superar y aprender de ellas, porque son las pruebas para recibir lo mejor el día de mañana.

Para llegar al kilómetro 10 hay que empezar por el 1, sueña con el final, pero no descuides tu presente. ¿Te atreves a hacer el primer kilómetro?

 


Ariel Monzón es pastor en el ministerio JLS centro, Tucumán. Predicador con una palabra de dirección y motivación. Es director de la Escuela de Ministerio y Servicio (EMYS), la cual tiene cientos de alumnos en Argentina y de influencia en otras naciones.