Nombre predica


Cuando pensamos todo desde lo natural, siempre habrá interrogantes con respecto a nuestro futuro, pero cuando somos tocados por la Gloria del Señor, podemos experimentar el peso de su unción y podemos comenzar a vivir en lo sobrenatural, disfrutando de todas las cosas buenas que de antemano fueron preparadas para nosotros como sus hijos.

Es a través de las escrituras que adquirimos la madurez para reconocer cuando algo es una obra de Dios, porque cuando no es así muchas personas pueden confundirse y creer que algo que Dios hizo lo atribuyen a la suerte o a una casualidad. Para que esto no suceda y tengamos pleno conocimiento de la obra de Dios, será la palabra la que nos ayudará a crecer en el espíritu de discernimiento para movernos así en el mundo espiritual con sabiduría. Tenemos que saber que solo podremos ingresar a las dimensiones celestiales si Dios toma el gobierno de nosotros, si él está posicionado en nuestras vidas nada más podrá hacerlo y el diablo pierde su terreno más fértil que es nuestra mente.

Si vamos juntos a las escrituras encontramos donde se nos dice:
10 Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor.
11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.
12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.
13 Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.
14 Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia,
15 y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz. 16 Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno.
17 Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
18 Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.
19 Oren también por mí para que, cuando hable, Dios me dé las palabras para dar a conocer con valor el misterio del evangelio,
20 por el cual soy embajador en cadenas. Oren para que lo proclame valerosamente, como debo hacerlo.” vemos como Él cuida de nuestra vida y nos da la armadura celestial para que nada pueda dañarlo. Tomando el escudo de la fe para apagar los dardos del maligno y tomando el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Efesios 6:10-20 (Nueva Versión Internacional)

No es nuestra lucha contra sangre y carne dice la Biblia, es decir que para poder ganar en esta vida, tenemos que pararnos en el terreno espiritual y ahí empezar a conquistar. Las cosas que pasan en el mundo espiritual y que no se ven, sin embargo tienen mucha influencia en el mundo natural, esto es lo que el apóstol Pablo quiere que entendamos, no malgastemos nuestros tiempo ni las palabras palabras haciendo guerras terrenales, sino que debemos enfocarnos en lo que nos dará realmente la victoria, esto es hacernos fuerte en el mundo espiritual. Ahí es donde el Señor se levanta como nuestra defensa, nuestro protector y nuestro guerrero que pelea por nosotros hasta darnos la victoria. Amigos no nos dejemos llevar por lo que ven nuestros ojos, quizás en el mundo natural vemos alguna derrota, pero tenemos que confiar en la victoria en el mundo espiritual que tenemos asegurada los que confiamos en Dios, caminamos en su palabra y nunca dejamos de confiar en sus promesas porque tarde o temprano veremos las manifestaciones en el mundo natural.


La profeta Alicia Leguiza de Monzón, es autora, tiene una amplia trayectoria en el liderazgo, dedicó años de su vida a entrenar maestros de la palbara de niños, acompaña a la tarea apostólica a su esposo, con el cual brindan cobertura a un amplio grupo de iglesias.