Rompiendo límites


Vivimos en mundo donde siempre el sistema que lo rige nos ha querido decir que es lo que podemos o no podemos hacer. Continuamente hubo situaciones que quisieron poner límites a los grandes soñadores de la Fe. Pero gloria a Dios por aquellos que han derribado murallas y quebrantado cerrojos de Bronce y derribado obstáculos.

2 Samuel 5:6
Entonces marchó el rey con sus hombres a Jerusalén contra los jebuseos que moraban en aquella tierra; los cuales hablaron a David, diciendo: Tú no entrarás acá, pues aun los ciegos y los cojos te echarán (queriendo decir: David no puede entrar acá). Pero David tomó la fortaleza de Sión, la cual es la ciudad de David. Y dijo David aquel día: Todo el que hiera a los jebuseos, suba por el canal y hiera a los cojos y ciegos aborrecidos del alma de David. Por esto se dijo: Ciego ni cojo no entrará en la casa. Y David moró en la fortaleza, y le puso por nombre la Ciudad de David; y edificó alrededor desde Milo hacia adentro. Y David iba adelantando y engrandeciéndose, y Jehová Dios de los ejércitos estaba con él.

La Biblia nos relata que cuando David iba a tomar Jebús, la cual ahora es Jerusalén, le dijeron que no iba a entrar. El sistema que gobernaba quería rechazar a David sin embargo él no se quedó de brazos cruzados, estaba determinados a terminar la obra que comenzó.

David era un hombre de visión, era un líder al cual nadie le ponía limites, ni la gente herida, dañada, ofendida, ni los que no entendían su visión. Su capacidad de avanzar no decayó por los incrédulos o las circunstancias que lo rodeaban.

David fue un hombre de coraje, avanzó por que Dios le dijo que así lo hiciera y la unción que abre brechas iba delante de él haciendo camino delante de sus pies. Esa es la seguridad de un hombre de Dios, sabe que la unción hará lo que su capacidad humana no puede hacer.

La Biblia dice en el libro de Miqueas 2:13
“El que abre brecha marchará al frente, y también ellos se abrirán camino; atravesarán la puerta y se irán, mientras su rey avanza al frente, mientras el Señor va a la cabeza.”

La palabra brecha aquí en el original es la palabra:

Paráts; y quiere decir; salir rompiendo -abrir, aportillar, aumentar, crecer, derribar, desarrollar, destruir, divulgar, esparcir, hacer estrago, extender, hacer huir, importunar, insistir, multiplicar, porfiar, portillo, quebrantar, quebranto, rebosar, romper.

Brecha según el diccionario castellano:
Rotura o abertura irregular, especialmente en una pared o muralla. Rotura de un frente de combate. Resquicio por donde algo empieza a perder su seguridad. Hacer brecha en algo. Herida, especialmente en la cabeza. Abrir. Romper el frente. Dar los primeros pasos en algo venciendo algún tipo de resistencia. Perseguir a alguien hasta derribarlo de su valimiento.

No hay camino impenetrable para Dios, abrirá puerta por donde quiera que pasemos, esté quien esté, tiene el poder para quebrar y derribar, pero lo más sorprendente es que ese poder te lo ha dado a ti a través de la unción para abrirnos paso aun en medio de aguas impetuosas.

El abridor, Dios, rompe una puerta para mover al pueblo de Dios a un lugar espacioso, a un lugar de delicados pastos para disfrutar, rompió con lo que no te deja avanzar, es tiempo de experimentar esa libertad y el gozo por esta razón.

Isaías 43:6 dice:
“Al norte le diré: ¡Entrégalos! y al sur: ¡No los retengas!”

No podemos abrir brechas por nuestros propios medios, necesitamos de la intervención divina, necesitamos que Dios habrá brechas, su poder, su unción, esas capacidades divina para salir adelante en el nombre de Jesús.

La palabra dice si Dios no edifica la casa, en vano trabajan los que la edifican, si Dios no está contigo, ni en tus planes y proyectos, en vano es el esfuerzo, porque si él no te abre la puerta nadie te la abre y cuando el lo hace es imposible que puedan cerrarla.

Si Dios nos habla de salir, avanzar, crecer, esto quiere decir que algo a estado limitado, disminuido, encerrado, detenido, restringido. Pero él ya no quiere que sigas así, por eso hoy te invita a salir del encierro, del limite que el sistema o la aflicción te puso, te animas al desafío ¿Tienes la fe? Entonces vamos juntos porque el todopoderoso sale delante nuestro para abrirte camino en medio de la tormenta.

Cuando Dios rompe algo en lo espiritual para que avancemos, esto se va a manifestar también en lo natural.

Isaías 54:2-3
“Ensancha el espacio de tu carpa, y despliega las cortinas de tu morada. ¡No te limites! Alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas. Porque a derecha y a izquierda te extenderás; tu descendencia desalojará naciones, y poblará ciudades desoladas”.

Esto habla de abrir brecha, de salir de la estrechez, todo lo que Dios a planeado para ti, tiene que ver con un lugar de seguridad, de expansión, todo lo que el hizo fue grande y amplio. Tus sueños tienen el limite que vos le pongas, porque hasta donde tu veas, hasta donde te creas que Dios te puede dar o llevar, El lo hará ¡si Lo hará!

Génesis 28: 14.
“Tu descendencia será tan numerosa como el polvo de la tierra. Te extenderás de norte a sur, y de oriente a occidente, y todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de ti y de tu descendencia. Yo estoy contigo. Te protegeré por dondequiera que vayas, y te traeré de vuelta a esta tierra. No te abandonaré hasta cumplir con todo lo que te he prometido."

Dios es el que nos saca adelante y nos hace ensanchar, declaramos que es tiempo de crecer y adelantar, porque ese es nuestro destino en Dios!!!

Tu ADN espiritual dice que eres un abridor de brechas, un rompedor de límites.

Salmos 18:19 dice: Me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque se agradó de mí


El pastor Guillermo Orellana pastorea la Iglesia del Ministerio JLS en Santiago Del Estero, capital. Siendo un orador de influencia que ha recorrido muchas ciudades predicando el mensaje. Casado con la Profeta Silvana Blanco, tiene tres hijos.