Líderes fuertes


Hechos 14: 8 – 20.

Tenemos que saber que la gente falla y yo también
Sabemos que es necesario darnos un margen de error, es saber que hay ciertas cosas que van a suceder y no hay que asustarse ni horrorizarse. Debemos darnos el permiso para equivocarnos porque sino viviremos frustrados y hasta algunos piensan que Dios no los considera importantes,

Mucha gente cuando se equivoca se enoja consigo mismo y no importa lo que hagas o cómo lo hagas, tarde o temprano vas a errar. El dolor y las equivocaciones son parte del crecimiento y desarrollo de las personas. No te sientas mal cuando cometas un error, date margen a vos mismo y también a los demás para que se equivoquen.
Tené en claro que los demás te desilusionarán, podrán maltratarte o abandonar, pero amigo mío hay que seguir.

¿Cuántos tomamos una mala decisión? ¿Cuántos salimos con la persona equivocada? ¿Cuántos fuimos traicionados?
¿Cuántos hicimos el negocio más estúpido? Imagínate si Pablo no estaba preparado para que le vaya mal, aún queriendo hacer las cosas bien hasta puedes naufragar, te pueden traicionar, puedes elegir mal a alguien, pero de todo hay que reponerse, la gracia del Señor está dispuesta para guardarnos y escondernos,

Pablo entró a la ciudad junto a Bernabé y estaban haciendo una de las mejores campañas evangelísticas de la época, paralíticos caminan, enfermos se sanaban, pasaba de todo lo que ellos habían soñado para sus ministerios, la gente quería tocarlos, querían escucharlos. Estaban viviendo los mejores días de sus vidas, la gente los había endiosado a tal punto que les ofrecían de todo.  Pero en un rato la gente cambia de opinión a causa de escuchar otros comentarios, y los mismos que los aclamaban terminaron apedreándolos.

Me asombra ver como la gente puede cambiar de un momento a otro, por eso tu estado de ánimo no puede estar determinado por las opiniones de los demás, porque hoy te dicen que te aman y al rato te tiran de todo. Tengo que saber de que la gente cambia, hoy está y mañana puedo estar solo. Como Líder tengo que aprender a caminar acompañado, pero tengo que saber de que habrá momentos en al vida en que tendré que caminar solo, pero aunque esté en esa condición seguiré adelante porque se que el que me llamó nunca me abandonará.

La traición y el abandono es parte del paisaje de la vida, así que acostúmbrate. Tienes que saber que así como habrá gente que te deje solo, que te rechace, pero también estarán los que te amarán y estarán en los momentos que más los necesites.

Muchas veces las personas  menos pensada serán los que te ayudarán a cumplir el sueño de Dios en tu vida, aquellos a los cuales jamás les viste algo bueno, pero Dios los puso al lado tuyo porque serán los que te llevaran al próximo nivel.
 
La Biblia dice: “decid al justo que le ira bien” aunque ahora tu caminar no sea de lo mejor no bajes los brazos, porque no importa por lo que estés pasando hoy, sino tu verdadero destino, tu propósito es un proceso, tiene metas y debes cumplir tus sueños.

Tienes que aprender a cuidarte solo, no puedes esperar que siempre la gente te visite, te ore, te de una mano. Nadie va al médico y le dice estoy muy enojado porque me sentí mal y usted no me preguntó como estaba. ¡Cuídate a vos mismo! Si no lo haces nadie lo hará por vos. ¡Cuida tu fe, tu vida espiritual! Hay gente que depende de la visita de su pastor y se enojan cuando no los fueron a ver, tienes que aprender a fortalecer tu vida interior por tu propio bien, no puedes depender de una motivación externa.

Cuando miro la vida de Pablo en este pasaje, me pregunto: ¿Dónde estaba Bernabé cuando apedrearon a Pablo? Porque fue Pablo el único que recibió los piedrazos. Pablo se levantó y no se fijo quien estaba a su lado, no se quejó porque Bernabé lo dejo solo, no se puso a llorar porque nadie lo defendió, sino que se levantó y volvió a entrar a la ciudad.

Levántate y deja de quejarte, levántate y vuelve a intentarlo, no importa si al principio te salió mal, vuelve a intentarlo porque quizás esta puede ser tu oportunidad para el éxito.  A Pablo lo apedrearon, cayó, se levantó y volvió a entrar a la ciudad porque se cuidaba a sí mismo y cuando necesitó oración, la pidió: "Oren por mí, para que las puertas se abran porque Satanás me está atacando". Eso es lo que se necesita en un liderazgo, esto habla de gente madura en el Reino.
Tienes que cuidarte a vos mismo y la mejor manera de cuidarte es hablando bien de vos mismo, levantándote tu autoestima, porque si vos no aprendes a cuidarte, no esperes que los demás lo hagan.

Debemos aprender a hablar bien acerca de nosotros mismos, por eso, Tenemos que hablar bajo fe, lo que Dios habla, declarar lo que Dios declara. No maldigas a nadie, no hables mal de otro, no hablemos bajo emoción, ni bajo sentimiento, ni bajo opinión, hablemos lo que Dios nos prometió, las palabras de Dios sobre los demás y todo nos saldrá bien.

 

Un líder tiene convicciones
Pablo fue fuerte porque no se movía por ideas sino por convicciones.
Una convicción es la determinación y la seguridad de algo. Necesitamos líderes de este calibre, que se atrevan a hacer lo que ellos creen que es verdad y siempre van hacia delante,

Por eso, cuando una persona peca y es disciplinada por su pecado no sirve, porque bajo el temor no cambia, la persona cambia cuando tiene una convicción, cuando la verdad de Dios se ha asentado profundamente y echó raíces en su vida.
José dijo: "Yo no voy a caer con la esposa de Potifar porque no puedo pecar contra mi Dios, tengo la convicción de que debo llegar a Egipto en santidad. Servir a Dios tiene que ser una convicción. Amarlo con nuestras fuerzas tiene que ser una convicción. No es algo que hoy tengo y que mañana dejo, es algo que me acompañará hasta el último respiro de mi vida.

Pablo tenía convicción. Se le metió en la cabeza traer un avivamiento y lo apedrearon, lo dejaron solo,  pero se levantó, se lavó la cara, se sacudió el polvo y siguió haciendo lo que Dios lo había llamado a hacer. Me apasiona ver la vida de este apóstol, ya que el podría haber dicho mejor vamos a otro lado porque me parece que me equivoqué, me parece que acá no va a pasar nada. No, estaba  convencido del propósito por el cual fue a ese lugar y estaba determinado a producir un avivamiento en esa ciudad, eso es liderazgo de impacto,

Cuando Dios encuentra a alguien con fe y determinada sabe que puede tener gran alcance porque esa persona puede estar en cualquier lugar, pasar lo que sea y seguir hacia su propósito. Si en este tiempo nos afirmamos en lo que creemos y en lo que el Señor nos mandó seremos poderosos en su nombre.

Santidad es una convicción. Seguir el sueño de Dios es una convicción. Congregarse es una convicción. Tiene que llegar un momento en que echemos raíces profundas y nos juguemos por las verdades del Señor.

 

Un líder tiene mentalidad de Progreso
Todo lo que lograste hasta hoy es bueno pero podes ir por más, crecer en tu fe, prosperar económicamente, porque cuando Dios viene a tu vida genera el querer como el hacer y es como una fuente de agua de vida que salta, motiva y empuja.

En un estudió realizado sobre los líderes más grandes de todo el mundo se llegó a la  conclusión de que: "Nunca les había interesado ser líderes, sólo amaban lo que hacían sin demostrar nada a nadie  y que lo hacían porque querían". Cuando alguien tiene mentalidad de progreso no tiene techo, y si alguien le pone un límite, lo rompe para ir a otro nivel.

En la NASA investigaron a gente que se postulaba para astronauta y desecharon a todos los que tenían curriculum exitosos, empleando a los que vivieron fracasando pero que siguieron intentándolo con ganas de mejorar y resultaron ser los mejores astronautas.

Dios no te llamó porque seas perfecto, sino porque sabe que vas a fracasar, la vida está llena de fracasos, porque no hay éxito sin fracaso. Dios te llamó porque él cree que cuando caigas te vas a levantar y lo intentarás de vuelta, la Biblia dice: “siete veces cae el justo pero Jehová lo levantara”

Yo creo que Dios dijo de David que era un hombre conforme a su corazón, porque él tenía la capacidad de reconocer sus errores, arrepentirse y volver a intentarlo. Este gran hombres conocía la misericordia de Dios. Misericordia es; pasar por alto la ofensa, tratar al ofensor mejor de lo que se lo merece, esto David lo tenia bien claro.

Pablo no tiró la toalla, lo volvió a intentar, no dijo es la ultima ves y no lo hago más, sino todo lo contrario, agarro otra ves a Bernabé y dijo vamos porque hay otra ciudad que nos espera ¡Es hora de levantarse!

Hay gente que se ha levantado de en medio de las piedras y nadie la ha detenido; la arrastraron pero Dios le puso gente que la rodeó y le trasmitió fe.

Hay gente que tiene derecho y autoridad para adorar a Dios porque pasó por Listra y lo apedrearon pero se ha puesto de pie otra vez. Está en la estadística que nos vamos a equivocar pero también saldremos en victoria.

Padre abre nuestra mente para ir por más, no demostrar nada a nadie y crecer, llegar a la altura del crecimiento de la estatura de nuestro ser, pon hambre y sed en nosotros, y una búsqueda interna para ser más. Declaro que en esta hora te pones de pie, tomas lo que has dejado y lo vuelves a intentar, así como Jesús le dijo a Pedro se que ya lo intentaste, pero esta ves será diferente, porque hay una palabra creativa de parte de Dios a favor de tu Vida. Hay un mundo que espera por ti, tu tienes lo que el Necesita, que vas a hacer?.

 

 


El pastor Guillermo Orellana pastorea la Iglesia del Ministerio JLS en Santiago Del Estero, capital. Siendo un orador de influencia que ha recorrido muchas ciudades predicando el mensaje. Casado con la Profeta Silvana Blanco, tiene tres hijos.